El signo del zodiaco de Acuario

acuario

Las personas nacidas entre el 20 de enero y el 18 de febrero pertenecen al signo zodiacal de Acuario. Su planeta regente es Urano, algo que suele manifestarse en su personalidad en forma de aparente introversión, pero, asimismo, el séptimo planeta del sistema solar dota a los Acuario de una sorprendente capacidad de adaptación a circunstancias de muy diversa índole, por lo que esa timidez inicial puede ser reconducida hacia una actitud mucho más abierta con bastante facilidad y rapidez (siempre y cuando, claro, al Acuario en cuestión le apetezca que así sea).

Los rasgos positivos más característicos de este signo del zodiaco son su enorme intelectualidad, su tolerancia, su honestidad y su ecuanimidad. En el lado contrario, podemos toparnos con otros sesgos mucho menos agradables, como pueden ser la tozudez, la inaccesibilidad emocional o las explosiones verbales repentinas. Con todo, suele decirse que Acuario es el signo más humano de las doce constelaciones, debido en gran medida a su entrega a las causas que considera justas (no en vano, todo Acuario es idealista en extremo), así como a la facilidad para encontrar el equilibrio entre sus polos. Es decir, que lo peor de un Acuario suele ser contrarrestado cuando pone en práctica su lado más amable.

Toda persona que tenga cerca a un Acuario sabrá que no siempre son sujetos fácilmente manejables. Ello se debe a la gran independencia que manifiestan en todas y cada una de las facetas de sus vidas, y que antepondrán en muchas ocasiones frente a cualquier otro tipo de consideración, pese a quien pese. Sencillamente, es su modo de estar en el mundo. Necesitan su espacio y, si no se les proporciona, no tardarán en recriminarlo: otro de los rasgos más característicos de los Acuario, para bien o para mal, es que suelen ser brutamente sinceros. Ello puede acarrearles serios problemas cuando, por ejemplo, se topan con personas que son muy sensibles o con aquellas que jamás están dispuestas a dar su brazo a torcer.

Aunque pueda parecer extraño si atendemos a lo dicho con anterioridad, las personas nacidas bajo este signo son excelentes conversadoras, y no dudan en cambiar su opinión respecto a un tema o idea si se les demuestra que están equivocadas (eso sí, siempre mediante argumentos lógicos). Así, la tolerancia y el respeto que los Acuario ponen de manifiesto cuando están rodeados de otras personas (junto con su gran capacidad intelectual y su apertura de miras) favorece que su opinión sea tenida muy en cuenta cuando se trata de tomar decisiones en grupo.

Por el contrario, cuando un Acuario está solo la situación se invierte, y a menudo le resulta difícil decantarse por una de las opciones disponibles (a no ser que alguna de ellas converja de pleno con sus ideales o creencias vitales, en cuyo caso se entregará a ella de una forma impulsiva que en muy raras ocasiones suele tener cabida en su comportamiento). De lo apuntado en el párrafo anterior puede deducirse que, en el plano laboral (cuando las circunstancias lo exigen, por así decir), los Acuario son personas extremadamente competentes y muy queridas por sus compañeros de trabajo. No son especialmente ambiciosos cuando de dinero se trata, pero tampoco suelen derrochar en exceso.

Quizá sea en el ámbito sentimental donde tanto los Acuario como aquellas personas que decidan acercarse a ellos puedan toparse con problemas de más difícil resolución. Y es que a un Acuario, ya sea mujer o hombre, no se le entra por los ojos: si queremos acercarnos a alguien nacido al amparo de este signo zodiacal deberemos reunir una serie de requisitos, entre los que destacan la honestidad, una destacable capacidad intelectiva y una sensibilidad que, como a ellos, nos sirva para defender las causas que consideremos justas, casi de manera incondicional (es decir, ser íntegros). Abrirse paso hasta llegar a la intimidad de un Acuario requiere de tiempo y paciencia, pues no serán pocas las veces que nos frustremos e incluso lleguemos a confundirnos debido a la frialdad que manifiestan a menudo. Con todo, si llegamos a convencer a un Acuario de que no le fallaremos, él nos recompensará con una lealtad de por vida y una progresiva templanza en sus formas de relacionarse con nosotros.

By | 2019-03-20T17:43:51+00:00 marzo 20th, 2019|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies