El signo del zodiaco de Capricornio

El signo del zodiaco de Capricornio

Las personas nacidas entre el 22 de diciembre y el 19 de enero pertenecen al signo zodiacal de Capricornio. Dado que hablamos de un signo de tierra, los individuos Capricornio se caracterizan principalmente por tener los pies bien asentados; es decir, que suelen ser tranquilos, emocionalmente estables, prácticos y muy responsables. En el espectro negativo de los rasgos de los Capricornio encontramos características como la tozudez, la tendencia a la depresión o, en el peor de los casos, la prepotencia.

Dado que el planeta regente de Capricornio es Saturno, los sujetos nacidos al amparo de este signo del zodiaco suelen pasar toda su vida sometidos a ciertas restricciones, como embutidos en un corsé de buenas maneras y prácticas políticamente correctas: el influjo del planeta anillado guiará en todo momento los pasos de un Capricornio, ayudándole a no salirse del camino, a tomar decisiones coherentes y a mantenerse firme en ellas. No obstante, esta rectitud (que no es sino una auto imposición innata) puede acarrear serios problemas a los Capricornio: si la sensibilidad de una persona perteneciente a este signo es muy aguzada, es probable que sufra problemas relacionados con la depresión. Es por ello que, cuando el estado de ánimo de un Capricornio se mantiene bajo durante periodos prolongados es más que recomendable introducir algún cambio que haga variar su rutina e incluso, según el caso, solicitar ayuda profesional.

De lo dicho en los párrafos anteriores puede deducirse que los Capricornio son uno de los signos más familiares del zodiaco. Asimismo, la amistad juega un papel primordial en sus vidas, por lo que el tiempo que dedican a sus seres queridos es abundante y les proporciona una gran satisfacción. La enorme honestidad que los caracteriza (con otros y para con ellos mismos) es una de las facetas que más valoran en aquellos de quienes se rodean. No obstante, y aunque como decimos un Capricornio disfruta enormemente de las relaciones sociales (sobre todo íntimas o en grupos reducidos y de confianza), esta dedicación puede verse resentida por otra que en no pocos casos puede acaparar su atención sobre manera, incluso de forma patológica: la dedicación a su carrera profesional.

No es que los Capricornio sean especialmente ambiciosos, sino que no se sentirán plenos si no están del todo convencidos de que su faceta laboral está bien encauzada y absolutamente controlada. Dicho de otro modo, para un Capricornio el trabajo es un pilar fundamental en la vida, sin el cual todo se desmoronaría. De esta idea se deduce que la necesidad de notar que todo está bajo control puede convertirse en una obsesión para los nacidos bajo este signo zodiacal, algo que puede afectar (y mucho) a sus relaciones sentimentales, familiares y sociales. Asimismo, tampoco resulta difícil adivinar que los Capricornio suelen ser muy perfeccionistas en la mayoría de tareas a las que se aplican, sobre todo si, como decíamos, tienen que ver con su carrera. Las grandes dotes de liderazgo que caracterizan a los sujetos Capricornio, así como su pasión por el trabajo duro y su perseverancia provocan que no sea nada raro encontrarlos en puestos de alta responsabilidad y con gente a su cargo.

La resolución y, en general, la actitud que un Capricornio demuestra en su trabajo es también extrapolable al plano sentimental. Ante todo, los Capricornio buscan parejas estables, que les permitan llevar una vida tranquila y les posibiliten (y alienten a) desarrollar sus otras facetas vitales (sobre todo la laboral) con concentración, sin quebraderos de cabeza. Es por ello que un Capricornio huirá rápidamente si considera que su ‘vida recta’ puede verse afectada por la influencia de esa persona que está a punto de dejar entrar en su vida. Porque si hay algo que defina a la perfección lo que busca un Capricornio en una pareja (aparte de estabilidad), es que de ella surja una confianza a prueba de fuego. Además, toda aquella persona que decida pasar el resto de sus días al lado de alguien nacido bajo este signo del zodiaco ha de concienciarse de que va a tener que ceder en multitud de ocasiones, incluso cuando sepa que tiene razón: un Capricornio necesita sentir que tiene las riendas de una relación, y solo suele claudicar ante sus errores cuando ha pasado algo de tiempo y ha podido reflexionar.

By | 2019-02-20T08:47:30+00:00 febrero 20th, 2019|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies