El signo del zodiaco de Piscis

El Signo del Zodiaco de Piscis

Las personas nacidas entre el 22 de febrero y el 21 de marzo pertenecen al signo zodiacal de Piscis. Este signo es representado habitualmente por dos peces que nadan en direcciones opuestas. El planeta regente de Piscis es Neptuno, lo que otorga a las personas nacidas bajo este signo una serie de cualidades únicas, positivas y bastante aguzadas: son sensibles en extremo, amantes de las artes en general, creativas, generosas y muy intuitivas. No obstante, algunos de estos rasgos pueden degenerar en actitudes mucho menos amables para con los demás y muy poco saludables para ellas mismas: los sujetos Piscis son muy susceptibles a caer en conductas victimistas, lo cual los conduce a exigir una atención desmesurada por parte de aquellos que les rodean. Asimismo, un sujeto Piscis, dada su tendencia romántica e idealista, puede perderse con facilidad en pensamientos y proyecciones fantasiosos, algo que lo llevará a la inevitable y lógica frustración cuando se tope con que la cruda realidad está muy alejada de aquello que alimentaba su mente y su corazón durante los muchos momentos de soledad y aislamiento a los que necesita entregarse de manera regular.

Se considera que los individuos Piscis son los más tolerantes del zodiaco, debido sobre todo a su capacidad de empatizar con las personas con las que se relacionan, incluso cuando no las conocen en profundidad. Es por ello que querer a un Piscis no solo es facilísimo, sino que a menudo resulta inevitable: su entrega al prójimo, en muchas ocasiones llegando a priorizarla por encima de sus propias necesidades, así como la embriagadora forma de ver el mundo que manifiestan de forma natural, provocan que estar cerca de un Piscis sea un placer. Así, no es de extrañar que los Piscis cuenten con infinidad de amistades, aun a pesar de su inherente y marcada introversión. Las personas Piscis, además, son leales, compasivas y ecuánimes en grado sumo, rasgos que los acercarán más todavía a aquellos con los que compartan su día a día.

En materia de trabajo, los Piscis también resultan excelentes compañeros, ya que rara vez suelen manifestar ambiciones desproporcionadas: no les tientan ni la riqueza ni la abundancia materiales, y tampoco son competitivos en extremo. No obstante, un Piscis se aplica a cualquier labor (ya sea por gusto, por necesidad o por obligación, como en el caso del trabajo) con una abnegación admirable (casi la misma con la que se desviven por el prójimo), por lo que jamás le faltará pan que llevar a su boca o a la de los suyos. Con todo y como apuntábamos, un Piscis en baja forma anímica y ante una situación que le supera (mucha presión, demasiadas tareas o exigencias ante las que responder, etc.) tenderá a escudarse en el victimismo para excusarse por su incapacidad resolutiva.

Así como en las facetas antes mencionadas (la amistad y el trabajo), un Piscis envuelto en una relación sentimental se caracteriza por su entrega casi incondicional a la persona con la que haya decidido compartir la mayoría de su tiempo y de su espacio. No obstante, antes de dar el paso y comenzar una relación de pareja, el sujeto Piscis será cuidadoso y se asegurará de que las intenciones de su potencial acompañante sean sinceras y honestas, valores que antepondrán a cualquier otra consideración.

En definitiva, un Piscis busca en el otro a alguien que posea algunos de sus mismos rasgos básicos, como un sentido de la justicia apropiado y una sensibilidad marcada, por lo que rara vez se dejará engatusar por superficialidades. Pese a ello y a la increíble capacidad intuitiva que poseen, los Piscis también pueden pecar de ingenuos (la otra cara de la moneda de su tolerancia y apertura), algo que podría propiciar que fuesen engañados por individuos hábiles cuando de aparentar se trata. Con todo, aunque un Piscis sucumba ante estos encantos tóxicos y falsos, no pasará mucho tiempo antes de que descubra la verdad que se esconde en la esencia del otro y lo desenmascare. Uno de los principales problemas de los Piscis relativo a sus relaciones íntimas es que, dada su dificultad para pasar página, suelen reproducir en el presente emociones negativas vividas en el pasado y no superadas, algo que solo el tiempo y la confianza recíprocas podrán soliviantar.

By | 2019-04-16T09:50:22+00:00 abril 16th, 2019|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies