El signo zodiacal de Sagitario

sagitario

Las personas nacidas entre el 22 de noviembre y el 21 de diciembre pertenecen al signo zodiacal de Sagitario. Este signo de fuego está regentado por Júpiter, el planeta más grande, lo que suele asociarse a las inmensas inquietudes (sobre todo metafísicas) que poseen los Sagitario, siendo este uno de sus rasgos más característicos. Asimismo, los Sagitario destacan por su optimismo, su generosidad, su gran sentido de la ética y la moral, su idealismo y su tendencia al nomadismo. En cuanto a su faceta más negativa, esta suele apreciarse en una impulsividad y una honestidad que en ocasiones están fuera de lugar y pueden violentar a quienes tienen cerca, así como en una acuciante impaciencia.

La enorme ansia por saber más y más (sobre cualquier cosa y en casi cualquier ámbito de la vida) provoca que los Sagitario estén en lo que parece ser una continua búsqueda existencial. Quieren dar respuesta a infinidad de inquietudes, lo que puede conducirles a frecuentes frustraciones si no aceptan rápido la idea de que hay cosas que a los seres humanos, por nuestra propia naturaleza, no nos están dadas comprender con el intelecto. No obstante, y dado que este signo también se caracteriza por poseer una aguzada sensibilidad, un Sagitario ‘sano’ terminará por ceder ante las innumerables incógnitas de la vida y reencauzar su búsqueda y sus esfuerzos hacia empresas más tangibles y realistas.

Así, un Sagitario no tendrá problemas para ganarse la vida en el ámbito laboral, ya que es un ser enérgico, vitalista, muy creativo y con permanentes ganas de acometer nuevos retos. No obstante y atendiendo a estos rasgos, puede que a las personas nacidas bajo este signo del zodiaco sí les cueste desarrollar una carrera profesional de manera ortodoxa, ya que antes de encontrar una dedicación que colme sus expectativas existenciales y sus necesidades intelectuales tendrá que indagar en muchas áreas laborales distintas. Dicho de otro modo, puede que parezca que un Sagitario detesta el trabajo, pero nada más lejos de la realidad: si proyecta esta impresión hacia el exterior será solo porque todavía no ha encontrado una dedicación que verdaderamente le motive.

Y lo dicho en el párrafo anterior también puede aplicarse a la vida sentimental de los Sagitario: a lo largo de su vida conocerán a infinidad de personas y pasarán por muchas relaciones, un síntoma claro de su inconformidad y su necesidad por conocer y ‘abarcar’ más. Su indomabilidad podrá sacar de quicio a muchas de sus parejas, que si desean mantener una relación íntima y a largo plazo con un Sagitario deberán aceptar que hay facetas de su compañero que, sencillamente, no pueden ser controladas. El sujeto Sagitario es libre, apasionado y aventurero, cualidades que exigirá sean respetadas y, al mismo tiempo, compartidas por la persona con la que decida pasar la mayor parte de su tiempo.

El contexto en el que desarrolle sus relaciones y sus actividades forma una parte determinante en la vida de todo Sagitario. Un puesto de trabajo puede ser un infierno para las personas nacidas bajo este signo si este le ha sido impuesto: a los Sagitario les gusta tomar las decisiones por sí mismos, después de barajar las innumerables variables que el camino les ofrece, por lo que obligarles a hacer algo que no les agrada (y más aún si es de manera atropellada) suele sacar de ellos su lado más negativo y autodestructivo.

Dado que los Sagitario tienen una imperiosa necesidad por comunicarse y, a la vez, muchísimas cosas que decir (fruto de sus vastas inquietudes intelectuales), ello los convierte en estupendos conversadores y mediadores. No obstante, no es raro observar en ellos una faceta que parece opuesta a la apuntada: un Sagitario suele mostrarse introspectivo e incluso taciturno durante ciertas épocas. Ello se debe a los arduos conflictos (tanto emocionales como intelectuales) ante los que su naturaleza los coloca, y que pueden provocarles auténticas patologías (ansiedad, depresión, etc.) si no logran resolver estos asuntos con cierta premura.

En definitiva, contar con un Sagitario cerca es sinónimo de aventura asegurada (física, intelectual o ambas), de emociones fuertes y de un estrecho vínculo que, con bastante probabilidad, durará de por vida: no en vano y pese a que estén lejos físicamente, los Sagitario son muy leales y sentimentales.

By | 2019-01-29T08:30:47+00:00 enero 29th, 2019|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies