El signo del zodiaco de Virgo

Las personas nacidas entre el 23 de agosto y el 22 de septiembre pertenecen al signo zodiacal de Virgo. El símbolo que representa a este signo del zodiaco es el único en el que aparece una mujer, un detalle que denota la sensibilidad y otros rasgos que tradicionalmente han sido asociados a la figura femenina. Las principales características por las que destaca un Virgo son la meticulosidad a la hora de encarar cualquiera de las facetas de su vida, su conservadurismo y su lealtad. En el espectro opuesto, la cara más negativa de las personas nacidas bajo este signo muestra a individuos que destacan por su indecisión, por ser extremadamente reservadas (sobre todo en cuanto a sus emociones se refiere) y por su consecuente introversión.

El signo del zodiaco de Virgo

A las personas Virgo les cuesta bastante hacer nuevos amigos, debido tanto a la dificultad que tienen para confiar a ciegas en otros como a lo focalizadas que están en su rutina. No obstante, puede decirse que quien tiene un amigo Virgo tiene un amigo para toda la vida, alguien con quien se puede contar para lo que sea de manera incondicional y que se desvive por aquellos a los que quiere. Pero, para llegar a tal punto, primero deberás ganarte su corazón, demostrando (más que con meras palabras, mediante actos) que te mereces su cariño y su comprensión. Si alcanzas tal grado de intimidad, la recompensa será de un valor incalculable.

Debido a su enorme capacidad analítica y a su gusto por el detalle, los consejos ofrecidos por un Virgo (que solo tendrán la suerte de escuchar aquellos que hayan logrado ganarse su estima) son de enorme valía. Pese a ello, es bastante habitual que las personas Virgo no sepan aplicar en sus vidas aquello que pregonan hacia el exterior, en especial porque son muy indecisas a la hora de tomar decisiones relacionadas exclusivamente con ellas. Esto último puede degenerar en problemas de autoestima que, a su vez, podrían conducir a patologías emocionales más serias, tales como la depresión. Para evitarlo, si eres alguien cercano a un Virgo, te aconsejamos que estés muy pendiente de su estado de ánimo y de los potenciales cambios bruscos en su rutina. El hilo que separa su ‘estado natural’ de introspección de un estado emocional negativo (e incluso autodestructivo) es muy fino, a lo que se suma su dificultad para expresar lo que realmente siente. Por ello, en caso de alarma o sospecha, deberemos ser nosotros quienes tomemos la iniciativa y le ayudemos a desahogarse y a exteriorizar aquello que le compunge. Sin lugar a dudas, es lo que ella (o él) haría por nosotros.

Del párrafo anterior se deduce que los Virgo son uno de los signos del zodiaco que más disfruta en familia. No les agradan las grandes aventuras ni los retos demasiado ambiciosos (como buen signo de tierra, tienen los pies bien anclados a ella), por lo que pueden agobiarse ante propuestas que impliquen cambios bruscos en su dinámica de vida. Esto se aplica de igual manera a sus relaciones sentimentales. Así, un Virgo prefiere la calma a las relaciones o situaciones tomentosas o susceptibles de desembocar en circunstancias que no han tenido tiempo de estudiar y que escapan a su control. Porque, si hay algo que un Virgo no soporta, es perder las riendas.

Los Virgo son personas muy organizadas (la obsesión por la limpieza, la higiene y el orden suelen generarles conflictos con sus familiares y sus parejas), pudiendo llegar a convertirse en auténticas maniáticas en los territorios que gobiernan (su hogar, su lugar de trabajo, etc.). No obstante, este factor puede servir de complemento perfecto para aquellos otros que precisen de alguien que les guíe en dichos ámbitos. La clave está en lograr encontrar el equilibrio perfecto en la convivencia  con un Virgo (es decir, entre su exacerbada meticulosidad y nuestra manera ‘normal’ de comportarnos). Y, sobre todo, te aconsejamos que siempre trates a un Virgo con tacto y sosiego: de lo contrario, las disputas no solo serán constantes y de difícil solución, sino que estarás empujándole a cuestionarse sobre la idoneidad de su conducta y sus decisiones, algo que ya hace de manera natural y constante.

By | 2018-11-06T09:52:10+00:00 noviembre 6th, 2018|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies