El signo zodiacal de Tauro

Los individuos nacidos entre el 21 de abril y el 21 de mayo pertenecen al segundo signo zodiacal, Tauro. Las principales características positivas de este signo son su perseverancia y su lealtad, que, mal gestionadas, encuentran su reverso en la tozudez, la posesividad y los celos. Los rasgos de los Tauro suelen ser de los más fácilmente reconocibles (de entre el amplio espectro del resto de signos), debido en gran medida, precisamente, a uno de estos sesgos: son personas que van con la verdad por delante y a las que no les gusta andarse por las ramas.

El signo zodiacal de Tauro

Atendiendo a esta última característica, y como es de suponer, a un Tauro le gustan las personas que comparten su transparencia, que no suelen ocultar sus ideas detrás de dobles sentidos o intrigas enrevesadas. Las personas nacidas bajo este signo astrológico destacan por su sentido práctico, que aplican tanto en sus hobbies como, sobre todo, en el terreno profesional. Es común que los Tauro se vuelquen en su trabajo con tesón, haciendo de este el eje en torno al cual giran el resto de facetas de su vida. Cuando estos individuos acometen una empresa o se fijan un objetivo, difícilmente cesarán en su empeño hasta haber alcanzado su propósito.

Los Tauro son muy minuciosos en todo lo que hacen, así como, en no pocas ocasiones, bastante creativos. Estos rasgos, junto con una encomiable paciencia, los llevan a destacar en casi cualquier tarea que emprendan, aunque su ambición no tiene nada que ver con la de los Aries: sencillamente, necesitan que las labores que realizan estén bien hechas, sin necesidad de reconocimiento ni proyecciones relacionadas con el ego. Asimismo, destacan por su enorme sensibilidad, entendida esta en su sentido literal, es decir, por tener un sentido del tacto muy desarrollado. Así, sus profesiones y tareas predilectas son aquellas que están relacionadas con el trabajo manual, como por ejemplo la carpintería, la escultura, la jardinería o la panadería.

En cuanto a sus relaciones, los Tauro son extremadamente taxativos: necesitan poder confiar a ciegas en aquellos que tienen más cerca. Es por ello que son muy familiares, y que en no pocas ocasiones su círculo de amistades sea bastante reducido. No es que sean introvertidos por naturaleza, sino que prefieren limitar sus vínculos sentimentales a aquellas personas que saben no les van a fallar. Dicho de otro modo, si uno tiene un amigo Tauro, puede estar seguro de que tiene un amigo de por vida. Y de esto se deduce otra de sus principales características: la lealtad a prueba de fuego.

Otros dos rasgos predominantes de este signo del zodiaco son su estabilidad (que puede extrapolarse a casi cualquier faceta se sus vidas) y su fuerte temperamento. Estas dos características suelen chocar entre sí, ya que un Tauro es capaz de aguantar mucho, manteniendo la calma, hasta que su paciencia se desborda. Es entonces cuando sale a relucir su cara menos amable en forma de explosión emocional, por lo que suele considerarse a los Tauro, de manera errónea, personas malhumoradas o irascibles.

By | 2018-07-10T09:23:26+00:00 julio 9th, 2018|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies