Las runas: Qué son y para qué se utilizan

Las runas: Qué son y para qué se utilizan

En síntesis, puede decirse que las runas son un sistema adivinatorio consistente en la interpretación de símbolos grabados en pequeñas piezas sólidas y pulidas. Normalmente se trata de piedras (aunque también pueden haber sido talladas en marfil o incluso en algún tipo de mineral de los llamados ‘preciosos’) y tienen forma rectangular, con bordes romos. A día de hoy, su origen continúa siendo incierto, aunque se dice que fueron los pueblos germánicos asentados cerca de la actual Dinamarca quienes comenzaron a utilizarlas en torno al año 100 a.C. No obstante, y como apuntábamos, hay infinidad de conjeturas al respecto, siendo una de las que cuenta con mayor aceptación aquella que afirma que las ‘letras’ que conforman este curioso alfabeto parten del latín o el griego.

El término ‘runa’, según los estudiosos, proviene de un antiguo vocablo europeo y significa “secreto”, mientras que el morfema ‘ru’, por sí solo y en germánico, significa “susurro”. Estas acepciones dan buena cuenta del poder que se atribuía a estas piedras talladas en la antigüedad entre los pueblos nórdicos, una atribución que ha llegado hasta nuestros días, aunque los círculos en los que son utilizadas sean hoy minoritarios. Pese a que la mayoría de runas se encontraron en las tierras que hoy coinciden con Suecia, Noruega y Dinamarca, también se hallaron ejemplares en países escandinavos (en Hungría y Rumanía, sobre todo). Esta expansión explicaría en cierta medida las dificultades para determinar su origen y su uso con precisión, así como su presencia en ciertas poblaciones y prácticas orientales.

Significado de las runas

En la actualidad, los símbolos contenidos en las runas conforman el llamado alfabeto de Futhark, compuesto por 24 letras. Aunque dicho número ha sufrido variaciones a lo largo de los siglos (fue reducido a 16 y aumentado hasta 33 letras en ciertos momentos y lugares), el alfabeto Futhark es el que, a día de hoy, cuenta con mayor aceptación. El nombre proviene de las seis primeras letras de dicho alfabeto: F de Fehu, T de Uruz, TH de Thurizas, A de Ansuz, R de Raidho y K de Cenez.

Cada una de las letras tiene un significado propio, aunque dependiendo de la modalidad elegida por cada persona que desee consultarlas este se enmarcará en un contexto u otro. Así, la interpretación de las runas, como puede deducirse, variará atendiendo a las preguntas o temas que inquieten al consultor. Con todo, es necesario conocer en profundidad el significado individual de cada una de ellas si se desea acertar en su lectura, tal y como sucede con otras ciencias oraculares o adivinatorias como el Tarot.

Principales lecturas de las runas

Existen muchas maneras de realizar una consulta a las runas, o, lo que es lo mismo, de hacer la lectura o interpretación de las mismas. A continuación explicamos cuáles son las principales ‘modalidades’, atendiendo al número de runas que son utilizadas en cada sesión:

  • Lectura con una runa: Esta modalidad (también llamada ‘Runa de Odín’, en honor al dios nórdico) es, obviamente, la más sencilla. Consiste en realizar una pregunta concreta y extraer una runa de la bolsa (receptáculo en el que suelen ser guardadas), cuya grafía responderá a la cuestión planteada.
  • La Tríada Norna: Según la mitología germánica, las Nornas eran las encargadas del Yggdrasil,  el árbol de Odín. La leyenda nórdica cuenta que estas tres hermanas fueron las que tuvieron en sus manos determinar los derroteros por los que transcurriría el devenir de la humanidad. Esta modalidad consiste en extraer tres runas, que serán leídas de derecha a izquierda. Cada una de ellas se referirá tanto a una de las tres Nornas como a un momento temporal específico. Así, la primera runa pertenece a Urd (y hace referencia al pasado), la segunda a Verdandi (que habla del presente) y la tercera a Skuld (que apuntará hacia cuestiones futuras).
  • Cruz Rúnica: La Cruz Rúnica se compone de cinco piedras con sus correspondientes símbolos. La primera runa extraída expondrá el contexto general acerca del cual deseemos ser orientados. La segunda hará referencia al problema en relación a dicho contexto o situación. La tercera runa nos obsequiará con una especie de consejo o recomendación que nos facilite el enfrentamiento de dicho problema. La cuarta, indicará el sacrificio necesario para superar el obstáculo planteado. Y, por último, la quinta se referirá al panorama futuro.
By | 2019-05-29T16:13:31+00:00 mayo 29th, 2019|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies