El Tarot de los Ángeles

El Tarot de los Ángeles es uno de los más utilizados en la actualidad, dado que las respuestas que brinda a los consultantes suelen operar en ellos efectos de enorme valor terapéutico. Asimismo, este mazo compuesto por 78 cartas sirve de útil guía para toda aquella persona que, debido a las vicisitudes de la vida, se encuentre en una situación poco grata, ya haya sido esta provocada por terceras personas, por un suceso en particular o por un cúmulo de circunstancias que hayan desembocado en un estado de ánimo bajo.

Aunque existen multitud de barajas con ilustraciones distintas, todos los Tarots de los Ángeles representan a los mismos ‘personajes’, a los mismos seres angelicales dispuestos a ayudar a aquel que solicite su atención. Es decir, que las características y potencialidades de estos celestiales protagonistas, pese a sus aparentes diferencias estéticas, no varían de un mazo a otro. Así, a la hora de comprender el significado de estos mazos, existen distintas maneras de dividirlos. Será el profesional especializado en la materia quien, atendiendo a la naturaleza de la consulta, prestará más atención a una u otra división. Con todo, cada una de las 78 cartas se corresponde con un ángel que recibe un nombre específico, aspecto este que evita la posibilidad de confusiones. Veamos a continuación cuáles son las principales divisiones a las que nos referimos.

División del Tarot de los Ángeles según su jerarquía

Los Arcángeles

Los Arcángeles son los seres celestiales con más poder, siendo su voz el eco de la del mismísimo señor todopoderoso. Dado que habitan en una dimensión demasiado elevada, precisan de la ayuda de los ángeles de menor jerarquía para que su mensaje sea bien interpretado por los hombres.

Serafines, Querubines y Tronos: La primera jerarquía

En la primera jerarquía del Tarot de los Ángeles encontramos a los Serafines, a los Querubines y a los Tronos. Los primeros, los Serafines, son los ángeles más cercanos a Dios (después de los Arcángeles, claro). Puede decirse que son los transmisores más directos de la palabra divina, ya que la intimidad y confianza que los une al altísimo son especialmente estrechas. Los Querubines se encontrarían en un plano algo más cercano al reino humano. Operan a modo de nexo entre el terreno celestial y el ocupado por los hombres, transmitiendo la luz proveniente del primero hasta el segundo en forma de conocimientos y sabiduría. Por su parte, los Tronos están mucho más vinculados a las acciones de las personas, en las que influyen de manera directa. A su vez, se encargan de ayudar a que no haya malentendidos entre las primeras jerarquías angelicales y las inferiores.

Dominaciones, Virtudes y Potestades: La segunda jerarquía

Las Dominaciones destacan por servir como reguladoras de las jerarquías que están en niveles más inferiores, así como por velar por el correcto orden del universo. La Virtudes son las encargadas de hacer que los designios divinos lleguen a ejercerse y ejecutarse de la manera más fiel posible, eliminando para ello los obstáculos que tan a menudo y por tan diversas causas suelen interponerse entre el Altísimo y los hombres. Por su parte, las Potestades, tal y como su nombre indica, tienen la misión de velar por el correcto funcionamiento y desarrollo de los poderes mundanos, es decir, los que los hombres se han adjudicado entre sí. Es en este grupo del Tarot de los Ángeles en el que encontramos tanto a los ángeles de la muerte como a los ángeles del nacimiento. Así, el orden del Universo recae en manos de las Potestades.

Principados, Mensajeros y Noveno Coro: La tercera jerarquía

Siendo los poderes de estas tres clases de ángeles distintos dependiendo de su rango, puede decirse que, a modo genérico, son los seres celestiales que influyen de manera más directa en las acciones de los hombres. Portan los mensajes de la divinidad suprema a cada persona en particular y velan para que estos sean interpretados de manera correcta por los hombres. Son una especie de ‘carteros’ cuya ruta va directa del cielo a la tierra y que conocen de manera personal a cada uno de los destinatarios con los que interactúan.

Ángeles representativos y Ángeles negativos

En estos dos grupos encontramos una gran cantidad de ángeles con propósitos distintos pero bien definidos. Por una parte, los Ángeles representativos se encargan de dar una respuesta única e individual a problemas particulares de cada persona. Los Ángeles negativos, por su parte, son aquellos seres que traicionaron la confianza de Dios en un momento u otro pasado de su existencia, por lo que fueron desterrados del plano divino. No obstante, sus errores y su mala experiencia los han dotado de conocimientos valiosísimos para los seres humanos, por lo que atender su mensaje cuando aparecen en el Tarot de los Ángeles suele reportar al consultante lecciones de tremendo valor.

By | 2019-07-31T10:31:38+00:00 julio 31st, 2019|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies